TERAPIAS DE 3ª GENERACIÓN: MINDFULNESS

Aunque originalmente no es una técnica terapeútica, es esta la forma en que más se está divulgando, lo que sucede en el campo de los trastornos físicos y también en el campo de la psicología. En la actualidad, estamos asistiendo a una transformación del enfoque de intervención psicoterapeútica vigente hasta ahora que se ha concretado en las llamadas terapias de tercera generación.

Las terapias de primera generación se basaban en el modelo de cambio de las conductas para ayudar a las personas con su malestar. La tesis sería “si la persona actúa de forma diferente, se sentirá deiferente”.

Las de la segunda generación añadieron el cambiar también a la forma de pensar, en la línea de “si la persona piensa diferente, se sentirá diferente”. Aquí aparece el trabajo en torno a las crencias irracionales, los pensamientos distorsionados…

Tanto la primera como la segunda generación asumían que las personas podrían cambiar. Este presupuesto de base ha quedado obsoleto como única forma de intervención. Las de tercera generación incorporan al modelo de “cambio” el de “aceptación”, ya que consideran que no todo se puede cambiar en la vida de la persona y que en estos casos la intervención más útil es la de enseñar al paciente a aprender a vivir con ello.

El mindfulness es una técnica aliada de estas terapias ya que promueve la aceptación y la serenidad frente a todo lo que está en continuo cambio, como el dolor, lo agradable y lo desagradable, la suerte y la desgracia.

La actual psicoterapia mindfulness surgió en la universidad de Massachussets a finales de los años 70 y constituye una psicoterapia científica avalada en múltiples evidencias disponibles.

A nivel clínico mindfulness ha demostrado su eficacia en el tratamiento de enfermedades psiquiátricas como la depresión, ansiedad, trastorno obsesivo, trastornos de conducta alimentaria, adicciones,etc.

También es eficaz en enfermedades médicas (cáncer, dolor crónico, enfermedades cardiovasculares etc)

Fuera del ámbito sanitario, se ha empleado en educación infantil para el desarrollo de una mejor inteligencia emocional.

Deja un comentario